domingo, 9 de diciembre de 2012

cap12 todo se puede conseguir


¿Porqué lo hice? ¿Porqué notaba como si mi corazón se hubiese roto?
No me habia dicho nada malo, ¿porqué le pegue? Quise girarme y verle por última vez, él era persona de palabra, si le hacian prometer algo, siempre lo cumpliria.
Algo líquido y muy frío bajo por mi mejilla, oh, no, eso si que no. Llorar otra vez por un tio, no. Por el único que debería de llorar es por mi novio. Puff....


...


Cerrar la puerta y ver que tu novio te esta esperando en casa. ¡Mierda! seguro que aun se me notaba que habia llorado. Respire profundamente y me hacerque a él.

-¿Cómo estas preciosa?

-Bien- le force una sonrisa.-, ha sido un dia muy largo.

-Dimelo a mi- se puso serio-, camino tranquilo por la calle y veo que mi novia esta con Ale, hablandole, muy pegados- sus ojos azules se posaron en los mios- y que él le intenta besar.¿Me lo explicas?

- Si...- baje la mirada y respire profundamente.- Fue a recogerme al colegio y yo no sabía nada, te lo juro. Mira lo hablamos en mi cuarto.

Cogí su mano, andamos por el pasillo hasta llegar a mi habitación. Cerre la puerta y me sente en la cama a du lado. Clave mis ojos con los suyos, no pude contenerme más, apolle mi cara en su pecho y lloré como nunca. Acaricio mi pelo, note como soltaba un suspiro. Separé mi cara, le miré, no... puff... se le veía me imagino que como a mí.

-Contesta a esto por favor- la voz se le quebrajo- ¿le amas?

Esa pregunta me dejo helada, ¡ni yo misma lo sabía! No, bueno nose, no sabría que decirle.

-A tí te amo, él tan solo era un amigo al que le he pedido que se aleje de mí para siempre- me seco la mejillas de las que relaban lágrimas.

Me abrazo con fuerza, le devolví el abrazo. No le había mentido, ¿no?.

-Tengo que hablar contigo de una cosa.- dejó de abrazarme.- me han dado una beca para irme un par de mese incluso hasta un año o más, no se sabe aún el tiempo que es, la acepte mucho antes de empezarlo contigo...

-¿Te vas?- lo dije tan bajo, intentando que el no se enterase.

-Leo, nose que hacer, ahora no quiero irme- le cogí la mano- mira mis padres son los que me obligan ahora, ya lo teníamos todo pagado, pero si me voy... tendríamos que dejarlo.- no esas palabras no, yo no quería dejarle.

-No tenemos por que dejarlo, puede funcionar- se levantó y medió la espalda.- Quique... por favor.

- No va a funcionar- lo dijo muy borde- si ya estas dudando de mí y estoy delante tuya, imaginate cuando a los meses aparezca otro- se giró y me miró- mira yo te amo, te amo de una forma que tú no te puedes ni imaginar, pero se que la distancia por mucho que queramos va a afectar la relación.

- Pero podemos intentarlo, por favor.- le abrace con fuerza- por favor Quique.

- Yo pongo de mi parte por que esto continúe, eres tú la que debe esforzarse.

Le dedique una de mis mejores sonrisas, me daba una oportunidad y no pensaba desprobecharla, le bese y él no tardo en devolverme el beso.
Noté un extraño calor por todo mi cuerpo, la ropa me molestaba. Empuje a Quique, puso su mano en mi cintura y caímos en mi cama. Le sonreí y él me la devolvió.

Le desabroche la camisa, podía tocar su piel, su pecho músculo y la calidad que desprendía. Se separo un poco de mí, se incorporó en la cama apollando su cuerpo en la pared. Puse mis rodillas en la cama y sus piernas debajo de mi cuerpo. Apolle mi mano en su cuello y la otra acariciaba su cuerpo. Me echo más hacia él, su otra mano la apollo en mi pierna y la fue subiendo poco a poco. Note un cosquilleo extraño pero quería que siguiese. Me separe un poco de él. Nuestras miradas se encontrarón.

-Leo, te amo.


....

Se sentó en la cama mientras se abrochaba la camisa, tenía una sonrisa increible.
Cogí mi pijama y me lo puse, se abrocho el cinturón y se volvió a sentar. Me tiré encima de él y le abrace con fuerza.

-Te amo, te amo y te amo- al oirme ví como sus ojos se iluminaron.

- No tanto como yo.- me empujo contra la cama y se puso encima mía- Eres mía y de nadie más.

-Eso está asegurado.

Cogí su camisa y lo empuje hacia mí, le dí un beso corto. Se levantó al escuchar que alguien abría la puerta principal de casa.

-Oye, ¿cómo entrastes antes?- conseguí apartarlo de mi y me sente en la cama.

- Le dije a mi madre que se te habían olvidado.

-Capullo- le dí una torta en el brazo.

No parábamos de sonreir, la tarde había dado un vuelco de 360°, ahora si que estaba segura de que le amaba, le amaba muchísimo más que a Ale. Tenía dos meses para disfrutar de su compañía antes de que se fuese a Holanda y a saber cuando volvía.


......

Un viernes más, recogí las cosas y salí del colegio. No ví a Quique, que extraño, él me dijo que hoy venía. Una mano rodeo mi cintura y me giró. Beso mis labios y yo no tardé en devolverselo. Nos separamos para respirar, me dedico su sonrisa perfecta. Oímos una tos y nos separamos un poco, mire quién fue la que nos interrumpía. Me quede blanca, era mi profesora de Matemáticas.

-Leonor.- le sonreí forzosamente- asi que este es él causante de que tu tengas que recuperar ¿no?

¡Oh, Dios! Tierra tragame. Aún no me había dado tiempo a decirselo y va ella y se lo dice. Esta tía es una auténtica cabrona. Puff. Mire de reojos a Quique y como me temía estaba serio.

-Lo siento señora, dejare de distraerla mientras estudie.- apretó un poco la mano que sostenía mi cintura.

- Eso espero.

Ví como la loca esa se alejaba de nosotros. Cogí la mano de mi novio y empezamos a andar hacia casa.

-¿Porqué no me lo dijistes?- esteba un poco enfadado o se lo estaba haciendo.

- Pues porque me han dado el examen esta mañana y quería decirtelo a la cara.

- Pues cuando los apruebas lo rápido que me lo escribes al Whats.

-Imbécil.

-Te amo- me abrazo por detrás y me dió un beso en la mejilla.

- Anda vamos.

Cuando llegamos a casa le obligue a que comiese conmigo, mis padres hoy no comían aquí y pasaba de estar sola.

Él calentó la comida mientras yo ponía la mesa. Una vez todo listo nos pusimos a comer.

-Un mal partido- le puse mala cara.

-¿Perdona?- me crucé de brazos.

-No sabes cocinar...- sabía que lo hacía para que me enfadase y le seguí el juego.

-Pues buscate a otra.- me levante y lo cogí el plato, aún no se había terminado la manzana.

-¡Eh! No había terminado.- se pego a mí.- Eres mala.

- Lose.

Cogí la mantita y me tiré en el sofa. Andaba hacia mí con pasos lentos, este chico era irresistible, horriblemente irresistible.
Me levantó de un tirón y quedamos cara a cara. Puso su mano en mi cintura.

-Oye hoy me voy al campo, ¿te vienes?- se encogió de hombros- porfa...- le puse mi pucherito.

-¿Puedo compartir cama contigo?

- Preguntale a mi padre.

-Mejor creo que duermo solo.

-Crees bien.- me sonrió.

Acerque mi cara a la suya y me beso, rodeé su cuello con mis brazos, y con mis piernas rodeé su cintura. Note su sonrisa sobre mis labios.


.......

-Dejate ya con las mates, anda que estoy cansada.

-¿Tan mal te he dejado?- soltó unas risitas.

-Capullo- le dí una buena colleja.

- Me maltratas- se rasco la cabeza- con lo que yo te quiero.

-Nada de darme clases porfa, prefiero repetir lo de antes.- soltó una carcajada.

-Por mi...- me beso y bajo sus labios hasta mi cuello, se escuchó como metían las llaves en la cerradura, se separó de mi- pero me da que no.

Le sonreí, mis padres entraron, los saludamos y les dije que Quique se iba a venir al campo.


*********
HOLAAAAA!!! SIENTO MUCHO LA TARDANZA, HE ESTADO LINDÍSIMA CON LOS EXAMENES!!! ESPERO QUE OS ESTE GUSTANDO MUCHO MUCHO, YO LO VEO, BUENO QUE NO ME GUSTA MUCHO...

YA SABEIS ME IMPORTA MUCHÍSIMO LO QUE OPINAIS SOBRE LA HISTORIA, ESPERO VUESTROS COMENTARIOS Y VOTACIONES.

PD: HE SUBIDO LA SEGUNDA PARTE DE UNA HISTORIA QUD ESCRIBI DE PEQUE, ESTA SOLO EL PRIMER CAP, BUSQUENLO SE LLAMA "EL RARO SOY YO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada